Informaciones importantes

para consumidores referentes a alfombras anudadas a mano

Cada alfombra es una pieza única artesanal. Esto se puede demostrar en pequeños detalles e irregularidades, los cuales no se dejan mostrar en productos hechos a máquina. Se aplica únicamente materias primas de origen animal (lana, pelo de cabra, seda) y fibras vegetales (algodón) para la producción de las alfombras. Todas las materias primas tienen características específicas, las cuales influyen en el valor útil de cada alfombra. Por norma general podemos destacar lo siguiente: Cuanto mejor sea la lana aplicada, menos problemas tenemos con el cuidado y la limpieza de la alfombra anudada a mano.

  • No ponga muebles con bordes cortantes encima de la alfombra.
  • Pase con regularidad la aspiradora y aspire su alfombra con una boquilla plana.
  • Es normal que haya fibras sueltas. Se trata de fibras que, después de cortar, permanecen sueltas en la alfombra. Este proceso acaba con la aspiración con regularidad.
  • Se puede cortar de manera muy simple con una tijera los hilos de pelo que sobresalen. Se trata de hilos que, a la hora de tejer, estaban apretados hacia abajo y durante la aspiración van subiendo.
  • Gire su alfombra ocasionalmente (aprox. 2 veces al año). De esta manera se evita una un desgaste y deterioro unilateral, así como un cambio de color unilateral por medio de la radiación solar.
  • En caso de derrames de líquidos, quítelo inmediatamente con un papel absorbente, no frotar. Cepille suavemente el velludillo en el sentido del pelo en un estado húmedo. Después trate la mancha  con agua tibia. La alfombra tiene que secarse cuidadosamente – también a parte de abajo – antes de pisarlo.
  • Cada alfombra vive. Especialmente materiales como velludillo blando presentan sombreados los cuales, a la hora de pisar la alfombra, destacan por la incidencia de la luz. Esos sombreados de paso dan a la alfombra anudada a mano un toque especial.